El hidromiel en la cultura nórdica

Fue una bebida muy popular y extendida en la Edad Media, hasta que fue desplazada por la cerveza y el vino, aunque las técnicas para su elaboración sobrevivieron gracias a las fiestas tradicionales y a la presencia de esta bebida en las culturas nórdicas.

Pero las cosas cambiar. Y las series y películas ambientadas en la época dorada de los vikingos y esos tiempos de la historia, entre otras, puso de vuelta sobre la mesa, literalmente, el hidromiel, una bebida tan antigua como sabrosa, que ocupa un lugar importante en la historia y la cultura nórdica, hasta el punto de ser considerada la bebida de los dioses.

El hidromiel antes de los vikingos

Se cree que las bebidas fermentadas con agua y miel fueron las primeras bebidas con alcohol creadas por el ser humano, es decir, que las bebidas alcohólicas serían anteriores al desarrollo de la agricultura.

Bebidas fermentadas con miel fueron producidas y consumidas por indios, griegos, romanos, celtas, sajones, normandos y vikingos, entre otras culturas históricamente relevantes.

Hay quienes incluyen en esta lista a los mayas, por el balché, pero esta bebida, que se sigue preparando actualmente, se elabora con un almíbar del árbol que le da nombre al líquido.

El hidromiel en la mitología nórdica

En la mitología nórdica, Odín es el dios principal, padre de todos los seres humanos, dios de la sabiduría y de la guerra. Es el gobernante de Asgard, donde se encuentra el Valhalla, adonde van los guerreros cuando mueren en batalla, y donde Odín comparte esta bebida, que es su único alimento, con los valientes elegidos para compartir su mesa.

Wotan y Woden son los nombres que los germanos daban a Odín, y de allí derivaría Wednesday (miércoles), que era el día en que los vikingos festejaban al dios bebiendo hidromiel.

Germanos y otros pueblos nórdicos atribuían poderes especiales a esta bebida, cuyas propiedades mágicas explicaban a través de otro relato mítico.

El dios de la sabiduría, Kvasir, tuvo un desgraciado encuentro con dos enanos hermanos, Fjalar y Galar, que lo engañaron y asesinaron, para apoderarse de sus conocimientos.  Para lograr este objetivo mezclaron la sangre de Kvasir con miel, que se fermentó y produjo una bebida mágica.

Pero los efectos mágicos del hidromiel también podrían deberse a razones más terrenales, ya que los vikingos a veces agregaban a esta bebida frutas y, especialmente, un hongo con propiedades alucinógenas.

¿Por qué dejó de estar de moda?

La declinación de esta bebida en la Edad Media se atribuye a la expansión de los viñedos en diferentes regiones de Europa, y a un incremento en la producción de cereales, que favoreció el consumo de cerveza.

El cultivo de cereales y la elaboración de cerveza era más fácil y productiva que el de una bebida basada en el manejo de las abejas. 

Esto hizo que el consumo de hidromiel se restringiera a los países nórdicos, donde las vides estaban limitadas por las bajas temperaturas, pero donde también penetró el gusto por la cerveza.

Otro golpe mortal para el consumo de la miel de abeja y de sus productos asociados fue el incremento en el siglo XVII de la producción y consumo de azúcar de caña, importada de las plantaciones del Nuevo Mundo.

Más allá de los efectos de las series de los vikingos, desde principios del nuevo milenio el gusto por esta bebida se ha ido retomando no solo en los países nórdicos, también en Alemania, Polonia, España y Estados Unidos.

Nosotros solo hacemos que poner nuestro granito de arena para que siga ganando todo el interés que merece.

No te irás dejando el pedido a medias, ¿verdad?

Introduce tus datos y guarda tu carrito para más tarde. 😜